DIFERENCIAS ENTRE INFUSIONES Y TISANAS Y SUS BENEFICIOS

Infusiones naturales

Desde tiempos ancestrales los seres humanos hemos cultivado hierbas silvestres y plantas aromáticas, con ellas aprendimos a preparar infusiones naturales que son muy beneficiosas para nuestra salud. Una infusión es la forma sencilla y perfecta para disfrutar del sabor refrescante y revitalizante de las flores, hojas, brotes y semillas de una gran variedad de plantas aromáticas,

Generalmente se usa el término “té” como sinónimo de infusión. No obstante, las infusiones naturales no son tés, ya que el todos los tés que existen son técnicamente infusiones, ya que el agua caliente hace que broten todos los sabores y aromas del té, que se obtiene a partir de las hojas de la planta Camellia sinensis.

El método para preparar las infusiones naturales se ha venido perfeccionando durante siglos para obtener el mejor sabor y aroma de cada planta de la mezcla que se utilice, para crear una increíble gama de sabores, aromas y colores. Siguiendo unos sencillos métodos se puede preparar una infusión natural que extraiga los principios activos de la mezcla de hierbas utilizadas. 

Infusión caliente: se hierve el agua y se vierte sobre la hierba o la mezcla de hierbas seleccionada, se deja reposar por unos minutos para que el agua caliente extraiga todo el sabor, aroma y propiedades, para obtener una infusión perfecta se recomienda seguir estos sencillos pasos:

Coloca las hierbas seleccionadas en un recipiente.

Vierte el agua hirviendo (cantidad necesaria).

Tapa el recipiente: es fundamental para evitar que se evaporen los aceites esenciales de las hierbas y se pierdan algunas sustancias activas. Además, ayuda a que se mantengan el aroma y el sabor.

Deja reposar por al menos 5 minutos. 

Cuela la infusión y sírvela en una taza.

Infusión fría o maceración: aunque popularmente las infusiones naturales se toman calientes, también existen infusiones frías, que se conocen como maceraciones, las cuales se obtienen vertiendo agua fría en el reciente donde se han colocado las hierbas y se deja reposar por varias horas, esta infusión se puede tomar fría o se puede calentar un poco, evitando llegar al punto de ebullición.

¿En qué se diferencia una infusión natural de una tisana?

Es común que usemos de forma indistinta las palabras tisana e infusión y aunque sus métodos de elaboración sean bastante similares, así como su apariencia final, estos dos tipos de bebidas presentan una diferencia fundamental. 

La infusión se prepara a partir de agua caliente, que se ha retirado del fuego cuando alcanza su punto de ebullición, o incluso antes, la cual se vierte sobre sobre la hierba o mezcla de hierbas, para luego dejarla reposar tapada por unos pocos minutos. Esté método favorece la extracción de los principios activos de cada hierba. 

Con la infusión se evita desvirtuar algunas de las características de las hierbas que pueden producirse cuando se exponen a temperaturas muy altas, especialmente cuando se utilizan partes delicadas como brotes y flores. 

La tisana en cambio, se elabora mediante la cocción ligera de las hierbas seleccionadas y cualquier otro ingrediente que se añada, es decir, en la preparación de este tipo de bebida es necesario que sus ingredientes hiervan en el agua por al menos un par de minutos. 

Las tisanas al igual que las infusiones pueden prepararse a partir de raíces, hojas, flores, semillas y bayas de diversas plantas comestibles, que se caracterizan por sus propiedades calmantes, digestivas, curativas, estimulantes, etc.

Diferentes tipos de infusiones y sus beneficios

Los beneficios de las infusiones naturales son muy amplios y van más allá de las vitaminas, minerales y antioxidantes que proporcionan, ya que también proporcionan beneficios a nuestra salud, tanto a corto como a largo plazo. Las infusiones naturales pueden ser empleadas como calmantes, para mejorar la digestión, minimizar los niveles de estrés y mucho más.

Incluso, pueden ayudar a mejorar los procesos digestivos, controlar los niveles de azúcar en sangre o la tensión arterial, para ello se crean mezclas de hierbas naturales en una proporción adecuada, que permiten preparar una infusión de muy buen sabor y con propiedades curativas, entre las principales encontramos:

Infusión de espino blanco (Crataegus oxyacantha) y Olivo Olea Europea: esta infusión ayuda a controlar la tensión, gracias a la acción del espino blanco que es rico en flavonoides, refuerza el corazón y mejora la circulación sanguínea, es además un excelente vasodilatador coronario. El olivo es rico en antioxidantes y ayuda a relajar los vasos sanguíneos.

Infusión de frijoles (Phaseolus vulgaris), hojas de nogal español (juglans regia) y centáurea menor (centaurium erythraea): esta infusión ayuda a regular los niveles de azúcar en sangre, gracias a los componentes activos de las plantas empleadas para crear esta mezcla. 

Los frijoles de la especie Phaseolus vulgaris ayudan a disminuir los niveles de glucosa.

Las hojas de nogal español ayudan a mejorar el control glucémico y el perfil lipídico sin causar efectos secundarios

La centáurea menor es un hipoglucemiante natural que ayuda a controlar los niveles de azúcar en sangre. Además, tiene propiedades antiinflamatorias, antisépticas y cicatrizantes.

Infusión de manzanilla, hierba luisa, anís verde y anís estrellado; esta infusión ayuda a regular los procesos digestivos gracias a las propiedades de las plantas que componen esta mezcla:

Manzanilla: ha sido usada tradicionalmente para tratar trastornos estomacales y digestivos, como gastritis, diarreas y cólicos.

Hierba Luisa: tiene propiedades digestivas, antiinflamatorias y antibacterianas, ayuda a prevenir el envejecimiento prematuro y a mejorar los procesos digestivos.

Anís verde: es analgésico y antimicrobiano, un excelente antioxidante y es rico en minerales y vitaminas.

Anís estrellado: estimula la producción de saliva y de enzimas digestivas que favorecen los procesos digestivos.

Infusión de rosas, raíz de regaliz, azahar y valeriana: es una infusión de sabor muy agradable que ayuda a mantenernos relajados, gracias a la combinación de las plantas medicinales empleadas en esta original mezcla.

Infusión de cola de caballo, hierba buena y diente de león: una mezcla de hierbas que poseen propiedades diuréticas, su consumo habitual ayuda a eliminar de forma natural y eficiente los líquidos retenidos en nuestro cuerpo, estimulando la producción de orina. Esta infusión favorece también la disminución de la hinchazón producida por la acumulación de líquidos en diferentes partes del cuerpo.

Related products

Comments (0)

No comments at this moment

New comment

You are replying to a comment

Product added to wishlist
Product added to compare.

Utilizamos Cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para ofrecerte una mejor experiencia (por ejemplo, mostrando publicidad personalizada) mediante el análisis de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para configurarlas, obtener más información o rechazar su uso, haz click AQUÍ